Ortega y su meditación sobre el marco

95 436 00 16
Ortega y su meditación sobre el marco

Normalmente cuando pensamos en marcos para cuadros en Málaga, tan solo los consideramos meros elementos contingentes, ajenos al valor artístico de la imagen que contienen. No obstante, el marco también ha sido tema de especulación filosófica.

Dentro de la vasta obra de José Ortega y Gasset (1883-1955) encontramos un breve ensayo titulado Meditación del marco (1921), contenido en el volumen III de su obra El espectador. En su breve reflexión, Ortega quiere dilucidar qué tipo de relación se articula entre marco y cuadro.

Según el filósofo, las obras pictóricas están alojadas en los marcos, y esta asociación está lejos de ser accidental. Marco y cuadro se necesitan mutuamente, por tanto su relación es esencial y no fortuita. Un cuadro sin marco tiene el aire de un hombre expoliado y desnudo.  Su contenido parece derramarse por los cuatro lados del lienzo y deshacerse en la atmósfera.

Sin embargo, esta equiparación pronto se demuestra engañosa, ya que mientras el traje oculta el cuerpo, el marco ostenta al cuadro.

Los marcos tampoco son adornos, ya que el adorno atrae la mirada del observador para que se fije sobre aquello que es adornado.

En lugar de atraer sobre sí la mirada, el marco se limita a condensarla y verterla totalmente sobre el cuadro. Las pinturas, como el resto de las producciones artísticas, pueden entenderse como oberturas hacia la irrealidad. Las obras de arte serían islas de irrealidad rodeadas de realidad. Por tanto, el marco es esencial  para aislar la obra artística de la realidad circundante. De este modo la obra artística queda delimitada sin que se vea desbordada en la realidad.

Después de haber leído el texto de Ortega, es posible que veas nuestros marcos para cuadros en Málaga de otro modo.

Acércate a Moldu Sevilla 2014 y contemplarás tus cuadros como realmente merecen.